Ordenar
Vista
  • Casa
  • Archivos posteados

Escrito por Penélope Rascón

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2017/02/loteria-corazon2-960x778_c.jpg

Hechizos de Amor para Corazones Kamikazes


Soy una bruja de amarres con el corazón roto, porque como dicen que los médicos son los peores pacientes, la brujería amorosa no funciona cuando eres usuario y verdugo. Pero eso no me impide compartir con ustedes algunas técnicas infalibles venidas de tiempos anteriores a las ceremonias de Lupercalia, que pueden ser muy útiles en estas fechas llenas de cenas costosas, rosas todavía más costosas y filas dignas del IMSS afuera de los moteles.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/06/cena-brujos-960x633_c.jpg

Catering para Brujos


Tengo una pareja de amigos paganos que me compartieron las recetas para la celebración del Beltane, la fiesta del fuego, que marca el inicio de la temporada de verano pastoral durante la noche del primero de mayo. Mina, la bruja del bosque del norte, describió recetas voluptuosas para el festejo: conejo en salsa de cacao, codorniz en cerveza de cerezas, sopa roja, ensalada de violetas. Una serie de platos, lúbricos y terrenales, para acompañar a los celebrantes durante el sabbat.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/Dasylirion_wheeleri_sotol-960x762_c.jpg

Sotol: La saliva del diablo


Sotol is a bitch. He leído que es suave, delicado, sutil. Como buena norteña que se puede jactar de haberlo probado en su versión ranchera hasta orgánica y kosher, no sé de qué bebida hablan. Al igual que el mezcal y el bacanora, es como un beso que te muerde la lengua; sientes el calor inundándote el cuerpo, y tu mente nublada de placer. Duele maravillosamente bien.

bebida sotol

El sotol es destilado de la planta Dasylirion wheeleri, conocida también como sereque, y es endémica de los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, San Luis Potosí, Nuevo León, Zacatecas y parte de Texas. No es pariente del agave tequilero, pero sí de las cebollas y los ajos. Los americanos le dicen “cucharita”.  Es un indio sabio y silencioso. Guarda cada noche el canto de los coyotes, casi por 30 años, antes de ser digna de convertirse en sotol. Este dardo azucarado nace en medio de la llanura, con ese clima hostil que pasa de menos 10 grados a más de 40 en cuestión de horas. Por más de 800 años fue una bebida, alimento y medicina entre los apaches, los tarahumaras y los  anasazis.

desierto-chihuahua-sotol

Su sabor no es agresivo, es más parecido al coñac que al tequila y el mezcal. Su proceso de destilado y reposado son casi idénticos a los del brandy francés. Es un destilado de alta graduación; esta agua bendita te disuelve hasta el pecado original con sus casi 50 grados de alcohol.  En su fabricación tradicional, se cuece en la tierra calentada con piedras volcánicas. Después del molido con caballos, se descansa el fermento en recipientes de madera por varios días; el destilado se realiza en alambiques calentados sobre hornos de leña de encino, similares a los que se utilizan en la producción del Armagnac. Es callado y sutil, pero potente. Se revela  como combustible para pirotecnia cardiaca.

El sotol es una bebida para todo aquel con las gónadas bien puestas. Pólvora líquida de las tierras del norte, no se puede tomar de golpe. Es un perro nahual, puede traicionar fácilmente si te le acercas con violencia. Esta agua brava que cocina y recocina su lumbre en botellas de corcho, no se deja insultar bebiéndose de un trago. Disfrútelo, lento y amoroso, a pequeños sorbos, apenas humedeciéndose los labios.

planta-sotol-chihuahua

Si eres rápido, su venganza será cruel. Tengo amigos expertos, nada delicados en temas de alcohol, cuyas borracheras con sotol rayaron en exorcismos. La mística indígena lo sabe bien, en sus rituales,  despierta no solo al cuerpo, sino también la conciencia. No es alucinógeno, pero te parte los sentidos de un hachazo, tal y como  los campesinos jiman la planta para cosechar las preciadas piñas.

barricas-sotol-chihuahua

Existen tres tipos básicos de sotol, según su tiempo dormido en las barricas de roble: blanco, reposado y añejo. Su sueño puede durar de 6 meses a cinco años. Su puesta en escena incluye también como crema de sotol, curado con damiana, nuez, piñón, la feroz versión con veneno de víbora de cascabel, que te reta a beberlo con sus amarillos ojos detrás del vidrio. Para aquellos realmente chic, tenemos la versión Sotol Hacienda de Chihuahua Añejo Reserva Especial, fermentado con levadura para champaña, añejado en barricas de roble francés y cortejado por cientos de copos de oro de 24 quilates, solo contemplar la botella es un juego de doradas luciérnagas.

Cuenta con múltiples premios internacionales. Sotol Pizcadores ganó tres medallas en la competencia Glorious Spirits 2015. Tras competir contra 153 marcas, el sotol Don Cuco obtuvo la medalla de oro en “Spirits of México” en 2010. Sotol Hacienda de Chihuahua, Doble Oro en la American Spirit Challenge de 2011. Este bello espíritu mexicano se bebe en Rusia, Tailandia, Reino Unido, Australia, Canadá, Japón, Estados Unidos y China. Cuenta con denominación de origen como el tequila,  otorgada en Ginebra, Suiza para los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila.
Para conocer más de esta joya salvaje, visite el Museo Histórico del Sotol en la comunidad El Jagüey, ubicada en el kilómetro 22 de la carretera Chihuahua-Aldama, a menos de 20 minutos de Chihuahua capital. Avance un poco y visite la finca Hacienda de Chihuahua para conocer el proceso de elaboración del sotol Hacienda, en Delicias. O más al norte, a unos minutos de ciudad Juárez, visite La Sotolera, cuna del Sotol 5 Tragos; bellísima hacienda dentro de las rojizas arenas de Samalayuca.

Pancho_Villa_bandolier

Ronda la leyenda, falsa, de que era la bebida favorita de Francisco Villa. El centauro era abstemio, a tal grado, que como gobernador de Chihuahua, destruyó las destilerías y vació las barricas en las calles, dejando las ciudades oliendo a delicioso aguardiente por semanas. Pero si quiere imitar al macho revolucionario, acompañe una malteada de fresa, su verdadera pasión, con un par de shots de crema anuezada de sotol.
El sotol es 100% puro, sin ningún aditivo endulzante.  Abraza notas de cítricos, vainilla, pero su corazón es ahumado, con esencias de tabaco, roble y cuero. Orgulloso norteño, le gusta maridarse con el queso fundido, los cortes de carne, chicharrón y chile chilaca, cajetas, dulces de leche. Adora los higos, los piñones, y se funde sedoso en un caramelo oscuro cubriendo manzanas.

Cocktail-Vampiro-sotol

Promiscuo de fiera personalidad, también disfruta de la cocina internacional. Su paleta aromática resalta el queso de cabra, cerdos asados, la sopa de cebolla francesa, el milagro provenzal llamado bouillabaise, pates, pato confitado y los champiñones braseados con bastante ajo. Pero como buen trago para practicar la gula, reconoce los placeres sencillos, clave los dientes a un panal de miel y beba inmediatamente un trago de sotol. La vida es hermosa cuando la dejamos ser.

La flor del desierto que guarda celosa su memoria de espinas arañantes, se abre virgen y salvaje en el territorio de la lengua.  Saliva del diablo, la bebes y como la lujuria, la sientes en suaves uñas arañándote despacio la espalda.

Una embestida de toro en brama servida en un vaso. Desde el norte, con amor.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/santa-sangre-960x720_c.jpg

Le Goremet: Gastronomía para estómagos fuertes


Después de los casos de caníbales como Armin Meiwes, el cual buscó deleitarse con su amante en una carnicería humana consensuada (cuentan que la cinta del acto es el Santo Grial del fetish y el gore) y del escandaloso caso de pretensiones antropofágicas de Gilberto Valle, el Girlmeat Hunter, uno se pregunta qué fascinación tenemos por la sangre y carne humana, al grado de avalar tendencias como el comer la placenta recién bienvenido el infante al mundo y la creación (y desaparición por causas misteriosas) del Human Tofu, o hufu.

platillos-sangre-gastronomia

Debido a la dificultad de conseguir restos humanos en estado adecuado para su consumo, haremos un decálogo con uno de los fluidos mas mitificados del mundo: la sangre. Retomando la humana, se le han atribuido poderes sobrenaturales, tales como subyugar a un hombre a través de alimentarlo con hogazas de pan amasadas con sangre menstrual, o rituales vudú que hacen caer en el infierno de la lujuria a cualquier mortal, tal como le paso a Gauguin, quien de no ser por la buena voluntad de una bruja, hubiera devorado una dulce guayaba impregnada de la humedad sanguínea de una mulata.

Junto al agua y el fuego es el elemento más usado en la magia, por la creencia de ser recipiente de la esencia del alma humana en su composición, que no sabemos de cierta, pero si conocemos de su importancia a la hora de hacer compromisos, como el ritual gitano de bodas, en el cual los cónyuges se hacían cortes en forma de cruz en sus muñecas y las unían para establecer su matrimonio. Las firmas con sangre de las venganzas, pactos de honor, guerras y otros trámites siguen siendo más poderosas que su huella en tinta.

paqui-etiopia-sangre

En la historia de la gastronomía, que en gran parte es historia de la pobreza, el recurso limitado del alimento orilló a los cocineros a utilizar todas y cada una de las partes del animal. En México preparamos la moronga, en la cual un vaquero corta el cuello de una res, tras lo cual pega sus labios a la yugular todavía palpitante, y entre los estertores del animal, degusta si la sangre es de buena calidad, para después dejarla caer caliente en cubetas, dejando a temerarias cocineras la tarea de inhalar el vapor sanguíneo mientras la fríen con cebolla y especias.

Se utiliza como espesante en diversos guisos, principalmente carnes de caza, como el conejo o el venado, dándoles ese particular bouquet metálico tan apreciado en la cocina europea, especialmente la británica.

black puddin

Tenemos el boudin noir en la cocina belga, francesa y en su variante americana dentro de la cocina cajún, la black pudding del english breakfast, la blutwurtz alemana y la morcilla de Burgos altamente promovida por toda España. En Hungría se desayuna sangre cocida, si el animal se sacrificó esa mañana. En Asia, además del tofu de sangre, se considera la sangre de algunas serpientes como afrodisíaca, sirviéndose en un shot con aguardiente de arroz. Si se desea algo verdaderamente potente para situaciones desesperadas, se puede incluir el corazón del reptil, debiéndose consumir de un solo golpe mientras continúa latiendo. Y no fueron los belgas sino los italianos, quienes osaron inventar el sanguinaccio dolce, chocolate con sangre, que ha de provocar temblor entre los muslos en las mujeres indiferentes.

plato de sangre

De su variante horneada encontramos los pasteles de sangre escandinavos, elaborados con cebada y cerveza, deliciosos servidos con arándanos ácidos, o los pancakes de sangre finlandeses, que se acompañan gustosos con un buen trozo de charcutería de reno.

Su uso más perturbador quizá sea como aliño en tiempos de escasez de sal, agregándose a cualquier platillo que amerite el sazonador. La sal de la vida, literalmente.

No necesitamos explorar nuestras tendencias vampíricas para disfrutar de la sangre, reconocida como el vehículo de las pasiones, podemos sentir esa misma esencia en el sudor de las manos, que calentadas desde las venas y el palmoteo, preparan tortillas de maíz en un modesto comal, en el masajear de la carne del pavo en Navidad, o en el sonrojo en los labios y mejillas de quien prepara un platillo para su amante, con intenciones de canibalismo sexual.

Por: Penélope Rascón

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/tiempos-de-furia-adan-medellin2-960x618_c.jpg

Tiempos de Furia: el espiral que se anuda


“Padre Furia, debo largarme pronto, porque empiezo a soñar con navíos vagabundos, como tú también lo hacías.”

Mi primer encuentro con Adán Medellín fue con El Canto Circular. De su frío melancólico nace un vaho denso, que cuando lo exhalas, te arranca una raíz y te deja un pedazo de tierra abandonado, una fosa común para los sueños imposibles.  Mi dealer comentó de una nueva entrega: Tiempos de Furia.

Acepté leer la radiografía de la familia Furia, y mi amigo me prestó su copia. El arponazo  fue rápido y letal. En menos de un día recorrí los retorcidos caminos de la ira, el incesto, rencor, psicosis, amor enfermo y muerte.  J. Furia, el patriarca. Sus hijos: Alonso, Martín, Arturo y Sofía; los nietos: Gabino, Sergio, Sabina, Martín hijo, Daniel y Héctor Furia. Y los lugares donde la herencia se diluye y desvanece, los bisnietos: Mauro, Clara, Andrés y Diego. La genealogía patológica. Todos ellos son los apóstoles de aquellos demonios, que en la intimidad insomne de nuestras nocturnas paredes no nos dejan dormir. Fue un gancho de carnicero en mi cerebro, mi esternón.

tiempos de furia adan medellin

La derrota es la línea que cruza esta novela hecha de cuentos. La derrota afilada contra nuestros errores, nuestra familia, nuestra inalcanzable redención, donde el destino es una maldición anunciada.

La tinta de este libro es sangre gangrenada, músculo putrefacto,  su autor, un perito forense.  Es un trozo de carne cubierto de rocío al sol, acordeón de moscas. Un canto ebrio de cicuta de una costilla a otra. Corta, inspecciona, ve de cerca las lesiones atroces, sin conmoverse. Su trabajo no es vendernos la tragedia, solo darnos los hechos en toda su crudeza, con un realismo feroz, para nosotros juzgar el origen del crimen. Él no se inmuta, detallando heridas aprendes a no trastornarte por ellas.

La semilla de los Furia es un hombre con una herida mortal, agonizando, lo observas esperando su muerte, tapándote la mitad del rostro con un pañuelo.  Medellín no uso guantes ni cubreboca.  La precisión casi médica de la narración la lleva a niveles escalofriantes. Su bisturí, un cuchillo ritual, me metió un tajo.  Minucioso, nos revela nuestra naturaleza, que somos carne sangrante y efímera.

Después de leerlo, termine comprando cinco ejemplares, porque esas palabras son llaga y exorcismo. Si tiene una historia familiar tormentosa, léalo con discreción, porque le abrirá de una patada su caja de Pandora personal y hará temblar los más íntimos cerrojos de sus válvulas cardiacas. Es un doloroso golpe de hacha en el pecho.

niebla tabares

“Lo confieso, Padre, no sé si podré soportarlo, no sé si esta carne me alcance y no es por cobardía (…) Pero Padre, lo confieso aunque Tú lo sabes (…) la sangre resbala fácil en las manos, se diluye en el agua (…) Acuérdate que dejaste a tu Hijo solo, y Él fue crucificado y muerto y ascendió a los Cielos y para nacer debió haber gran muerte, y Raquel lloró endechas por sus hijos.” En su febril mística Martín hijo habla con Dios o el padre, para él, como para muchos, ambas figuras son espejos uno del otro, el mismo juez y verdugo.

No esperen una crónica gore y escandalosa, la literatura de Adán Medellín tiene una gélida elegancia que, a pesar de ser un joven autor, es una parte ya madura y característica de su obra. Su prosa sobria contrasta el salvaje silencio que se vive entre Noreste y Tabares, infiernos seminales de la estirpe Furia. Habla de una violencia implícita, velada, aquella que en toda familia existe en sus rincones llenos de polvo, donde el brillo de unos ojos de perro negro nos observan. Es un libro muy cercano, demasiado para algunos de nosotros.

Tiempos de Furia es un puño bajando por la garganta, aprieta tus vísceras y jala.  Si quieren una narrativa que les provoque una colisión entre el corazón y el estómago, este es su libro.

“Soy el hombre que dispara por la espalda, el que incendia su casa en silencio. Soy el héroe.” Mauro Furia.

Por: Penélope Rascón

Menú