Ordenar
Vista
  • Casa
  • Archivos x categoría
  • (  »   Page 3)

Categoría Arte

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/Lucifer-cineteca-nacional-960x539_c.jpg

Cineteca Nacional dice que siempre si a “Lucifer”


La Cineteca Nacional anuncia que siempre sí proyectará el filme “Lucifer” del director Gust Van den Berghe. Ésta es la cinta que el director de la Cineteca Nacional, Alejandro Pelayo, canceló por considerarlo un film “para gente educada”.

Pues ahora sí, “Lucifer” de Gust Van der Berghe, está programada para el el viernes 29 de enero, en la sala Luis Buñuel, con horarios de:  18:45 y 21:00 horas.

“Lucifer” de Gust Van den Berghe

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/VidaNomada_Postaliii-960x742_c.jpg

#VIDANÓMADA, trucos para viajar sin gastar tanto


Camina. Ríe. Prueba un platillo típico en el mercado local. Duerme en las azoteas. Piérdete. Encuéntrate. Estos son algunos de lo trucos que nos comparte el buen Christian Scott, un verdadero pata de perro, chile bolita, andariego, vagabundo, viajero de corazón. Acaba de publicar el documento virtual #VIDANÓMADA, trucos para viajar sin gastar tanto, que espera se difunda y viaje sin piedad por todos los rincones del mundo.

VidaNomada_Parte1

El nacimiento del proyecto sucedió de forma curiosa:

“ Fue a partir de la broma de una amiga. Me preguntó con cizaña, cómo le haces para viajar; seguro eres millonario. Entonces pensé: Cómo le hacemos los no mirreyes para viajar por el mundo. Y así nació todo, con la idea de compartir lo aprendido durante el recorrido.”

Les soy honesto. Nunca pude mantener un estricto control de sus recorridos. Nunca sabía de dónde me escribiría Scott. La crónica desde Turquía. Pedaleando en Montreal. De activista para impulsar mejores formas de movilidad en Guadalajara. Y así, siempre me pareció que sus viajes se volvían cada vez más interesantes. Alejado de las guías y las filas a los típicos monumentos turísticos. Todo mucho más libre.

VidaNomada_Portada2

“Uno aprende durante el viaje. Antes, solamente dormía en hostales. Es lo que conocía. Fue a partir de cada viaje que vas conociendo de otras cosas; te das cuenta de alternativas. ”

Por esto y más, recomiendo leer #VIDANÓMADA: Trucos para Viajar sin Gastar Tanto de Christian Scott y Edgar Seis. Pues te empuja fuera de tu zona de confort para que finalmente realices que, del otro lado, se siente a veces más libre. Que se vale equivocarse, cambiar de planes, regresar al plan, hacer nuevos amigos o caminar en silencio. No existe una única forma de viajar, y estoy seguro que en el fondo, este es el malévolo plan de Christian Scott, recordarnos sobre nuestra individualidad, nuestra maleta de gustos, formas, tiempos. Y que todo eso es válido; que de hecho es la mejor manera.

VidaNomada_PostalII

Por ello justamente recomiendo escuchar las últimas palabras de nuestra entrevista.

Aventuremos ha seguir nuestros sueños. Tratemos de dar un paso más a lo que soñamos.

Si estás interesado en adquirir #VIDANOMADA de Christian Scott y artes de Edgar Seis, entra a este link para obtener más información.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/fauna-960x960_c.jpg

Maridaje Sonoro: Lycan Lupus & Cabezas de Cera


La luz surge de la hermandad y el tiempo los fortalece. Siguen un mismo camino. Para ellos la música es su guía, para aquellos el aroma y el sabor que expresa una voluptuosa cerveza”. N. del A.

Luis y Alejandro Larios Rizo son hermanos y hacen cerveza mexicana desde 2013; son ellos quienes fundaron Cervecería Fauna y son ellos quienes hacen esta IPA (India Pale Ale) estilo americano. Luis, quien es el maestro cervecero, ha marcado un estilo de bebida que cautiva a los cerveceros de paladar caprichoso y experimentado.

Atrás quedaron las pruebas de cervezas que se bebían entre amigos como me lo confirma Alejandro Larios Rizo, quien se encarga de las ventas y área administrativa. Ahora, el producto artesanal que fabrican se distribuye en varias ciudades como Monterrey, Guadalajara, Los Cabos, Ensenada, Ciudad de México con recetas novedosas, con una creación técnica para acelerar el proceso microbiano de la cerveza, que, como lo confirma Alejandro “es una invención de mi hermano”…

Lycan Lupus contiene 5.7 % de Vol. Alc., y marca un IBU(International Bitterness Units) de 40, lo que confiere el nivel de amargor. Y sí, efectivamente se notará en boca que el amargor es persistente, pero complementado con las notas cítricas en nariz (incluso en boca), con una consistencia media. Una cerveza equilibrada, sacia el paladar, con una tendencia a lo frutal.

Cabezas de Cera – Prismática

La definición musical se basó en la intensidad y la contemplación armónica. Aquí en México hay dos hermanos, que al igual que los hermanos Larios han sabido crear en unión. Mauricio y Francisco Sotelo conforman el grupo Cabezas de Cera, que llevan más de 15 años de carrera artística y que recientemente se han promocionado a través de la producción discográfica llamada “Hermandad”, con un concepto musical compuesto por paisajes sonoros intensos, dramáticos, contemplativos.

Hacer música para los hermano Sotelo es adentrarse en el mundo del Laudería, pues son ellos quienes han construido sus propios instrumentos, entre los que resalta el Tambor Kitai, el Alto Stick, la Jara Prima, hechos en metal para ampliar una construcción sonora diversa, que difícilmente se puede clasificar, pero que han fascinado en varios espacios culturales en América, Medio Oriente, Europa y Asia.

Lo único que puedo explicar, bajo mi propia lupa, es que esta música es para despegar los pies de la tierra. Qué mejor compañía que una IPA de estilo americano, una cerveza mexicana hecha en Mexicali (Baja California) con presencia aromática y ese amargor que tanto se aclama.

 

Por Cindy Agustín – https://vinotips.wordpress.com/

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/pino-salado-960x495_c.jpg

Los pinos salados: Memoria de una ruina triste


Nadie conoce realmente al pino salado; después de esos árboles que nosotros llamamos yucatecos (Ficus nítida o Laurel de Indias) el pino salado es uno de los árboles con mayor presencia en la ciudad de Mexicali. Sin embargo, esto de la presencia es algo dudoso. Aunque el pino salado es ubicuo, dicha ubicuidad es inusitada: aunque se encuentran por todas partes (camino a San Luis, R.C., camino al Valle de Mexicali, camino al aeropuerto, literalmente insertos en casas, en lotes baldíos en la zona centro de la ciudad), es como si no estuvieran. No tiene la majestuosidad del yucateco, ni la apariencia californiana de las palmeras; no decora los patios de las casas ni es mantenido por sus dueños, igualmente ausentes. En realidad, se trata de un árbol…feo.

Pinos Salados Mexicali

Fotografías de Amadís Lara

Pero no es una fealdad grotesca o morbosa; es una fealdad desapercibida, anónima. Lo feo como algo prescindible, anodino, más que como algo que exige la atención. La ubicuidad del pino salado se une al caso omiso al que lo sometemos cada vez que estamos frente a él. No sucede lo mismo con los robles, no sucede lo mismo con los eucaliptos, sucede todo el tiempo con los pinos salados.

Es un árbol cuya personalidad se confunde con el entorno; es silvestre, casi como si se tratara de hierba mala. Los sitios que lo acogen permiten que se desplaye sin fin, o simplemente lo queman o cortan abruptamente. A diferencia de los dos árboles mencionados, al pino salado no lo incluyen en ese tipo de proyectos de diseño decorativo de jardines que tan comúnmente vemos en los escaparates comerciales de la ciudad, así como en los nuevos complejos residenciales que asestan los linderos de Mexicali y su Valle.

Es un árbol que simplemente está ahí. ¿Y dónde está?

Curiosamente, lo encontramos con mayor frecuencia en los lugares aun no urbanizados de la ciudad, en las orillas de los ríos, cercanos al agua; sin embargo, en la zona urbana, se encuentra alojado en tres sitios específicos: en los lotes abandonados de las distintas zonas residenciales de los primeros cuadros de la ciudad y en la zona centro, en los predios de comercios no formales (talleres mecánicos, llanteras, etc.) y en las casas que forman parte del escaparate visual de la zona denominada como Río Nuevo.  Muchas casas de familias con escasos recursos tienen un pino salado.  Es el hogar para muchos indigentes, el resguardo de todo aquello que se abandona: personas, muebles, mascotas callejeras.

 

Son pocas las veces que estos árboles son cortados, confeccionados, “conducidos” por la tijera y el machete de los jardineros, para armonizar su crecimiento. Estos son árboles cuyo desenvolvimiento y expansión es lo más natural posible. En cierta medida, su forma, aludiendo a Deleuze y Guattari, traza un desplazamiento “rizomático”: sus ramas asumen caminos y se apropian del territorio de manera irregular. Muchas veces, no sabes dónde comienza y dónde termina un pino salado. Hay algunos que se expanden hacia los lados como si fueran un enorme arbusto; otros se permiten crecer hacia arriba pero de todas formas se desparraman o escalan sin rumbo fijo; hay pinos cuyos troncos se despliegan en los lotes baldíos con sus raíces protuberantes. Sus raíces se entrelazan con pliegues y pliegues de basura, como si fueran parte de lo mismo.

Otros, se suspenden de las orillas de las casas que se encuentran en las faldas del llamado Río Nuevo, como si fueran símbolos de una suerte de resistencia social y política. Son acompañados por estructuras de neumáticos reciclados que sirven de soporte para dichas casas, algunas de éstas las encontramos entremezcladas con los troncos de estos árboles.  Ésta zona en particular, este escenario de resistencia natural y urbana, está a punto de desaparecer.

pino salado mexicali

El pino salado es de un verde grisáceo, opaco; acumula el polvo de la ciudad y del desierto, lo que le da una apariencia poco presentable; no es reluciente como otra vegetación; su hoja es seca y –obviamente—salada, y al parecer se alimentan de la poca agua que recogen de las precipitaciones, o de las afluentes subterráneas de los ríos en la zona, ya que pocos son mantenidos por quienes los resguardan en sus aposentos. Nadie riega estos árboles.

La presencia del pino salado en el imaginario mexicalense es ineludible; sin embargo, dicha condición no necesariamente los hace visibles. Esta es una metáfora atinadísima de la dinámica sociocultural de mi entorno: Mexicali es, en cierta medida, un lugar y una cultura que pasa desapercibida en el imaginario postmoderno, una ciudad de planicies y horizontes cuya belleza reside, exclusivamente, en la mirada imaginativa del espectador.

 

* * *

 

Lo cierto es que no sé cuándo comenzó esta relación amorosa con el pino salado, o, mejor dicho, qué elementos de indagación científica son los que me impulsaron a conocer aquello que veo en las calles, lotes baldíos, orillas de la carretera, un ser impávido, absorto, mal querido.

Reconozco que no soy impulsado por una indagación científica que me pudiera arrojar datos sólidos, comprobables y evidenciales de 1. Lo que es un pino salado; 2. Sus orígenes, su nombre botánico, sus características generales; 3. Su trayectoria histórica y su posible devenir como parte del ecosistema de una región. Los considero conocimientos ya establecidos, y creo que busco la inestabilidad, la turbación y el replanteamiento del conocimiento que tenemos sobre estos árboles en Mexicali. Lo que busco, por lo tanto, es la producción de una creencia: convertir al pino salado en el protagonista principal de la estética de Mexicali, ficcionalizándolo, a éste y a su vida, a la relación que actualmente tiene en el entorno, porque considero (y quizá sea muy ingenuo en esto, pero creo que los procesos creativos no pueden desligarse de esa fase inicial de asombro puro de donde se desprenden las ideas) que el conocimiento que genera es estático, no conduce a la acción, tiene un carácter enciclopédico y concluyente que no me permite, y por lo tanto creo que tampoco le permitiría a un espectador, repensar al objeto.

Por lo tanto, me pregunto: ¿puede la ficción producir una creencia, un mito, o por lo menos un apaciguamiento de la duda, en este caso, con respecto a la (posible) relación que tienen los espectadores de mi localidad con los pinos salados?, ¿podría producirse un hábito en torno a estos árboles, que emane de la re-presentación que haré de los mismos? Esta es una de las segundas articulaciones de esta aventura, la de pensar cómo, en el terreno de la ficción, pudiera producirse una creencia. Sé que se puede, de hecho, considero que la ficción en ocasiones opera con mayor sensibilidad en la producción de creencias y hábitos (pienso de nuevo en mi abuela, pienso inmediatamente en los relatos que van construyendo nuestro imaginario de terrores y temores desde la infancia), pero necesito averiguar cómo hacerlo con un protagonista tan difícil de asir, como lo es el pino salado. Digamos, en cierta forma, que este árbol es para mí lo que para los novelistas de principios del siglo xx fue el common man: Bartleby, Leopoldo Bloom, Ulrich, quizá incluso los pobres diablos que Kafka convirtió en cucarachas con destinos grises.

Es por ello que considero importante revelar a los pinos salados como personajes, caracterizándolos, dotándolos de una determinada personalidad, una animación, quizás, que devuelva al espectador a su aspecto turbador. Porque son turbadores, son elementalmente anárquicos y se mantienen, de pie, con la dignidad del guerrero derrotado.

 

Fragmento del libro:

Los pinos salados: Memoria de una ruina triste

Alejandro Espinoza

(ed. Pinosalados, 2016) …..E S P É R E N L O

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/chango-chilango-960x639_c.jpg

6 Murales ocultos en el Centro de la CDMX


Conoce algunos de los murales ocultos en la zona Centro de la Ciudad de México. Uno necesita andar atento para encontrarlos; no hacer caso a payasos carrilleros, vendedores de colesterol, profetas del apocalipsis, vagabundos alivianados y músicos frustrados. Las obras te miran, esperan pacientes en los muros del Centro de la gran Tenochtitlán.

Menú