Ordenar
Vista
  • Casa
  • Archivos x categoría
  • (  »   Page 5)

Categoría Viajes

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/07/brook2-960x493_c.jpg

Manhattan, debo confesar que te engaño con Brooklyn


Cuando llegué a Nueva York siempre quise vivir en Manhattan, era mi idea como periodista, esa vibra que sólo se encuentra en la ciudad más activa, más urbana y a la vez estresante, como si todo fuera a prisa, ni un segundo de calma. Es excitante estar entre los edificios y calles caminando bajo las luces a cualquier hora, pues la ciudad en efecto, nunca duerme.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/05/cafe-estrella-belem-960x639_c.jpg

San Pedro Cholula, café en el club de los ángeles


Nada mejor que levantarte en otra ciudad, respirar otro ambiente. El café sabe mejor, el sol te quema suavemente . Con el pretexto de escuchar una banda en el Festival Jazzatlán 2016 en San Pedro Cholula, decidí abandonar la capital y unirme al clan de los viajeros sin mucho itinerario.

cielo de cholula

No sería nada nuevo compartirles el grato sabor de romper la rutina. Mirar el paisaje cambiar de torres de concreto a pinos y verdes campos. Raymundo, el dueño del automóvil, llenó su vehículo con otros tres individuos. Gracias a su decisión, el viaje se convirtió en un momento de charla y encuentro, un instante agradable que duró lo suficiente para aligerar nuestro paso hasta San Pedro Cholula.

Café en el club de los ángeles

No puedo iniciar mi historia sin café, doble carga. El primer acto se llevó a cabo en la azotea del Hotel Estrella de Belén, donde nos recibieron con una taza de café recién hecho, una canasta de pan dulce, fruta y yogurt con granola y amaranto.

desayuno en Puebla

Al disfrutar cada mordisco de fruta, sorber ese negro café para limpiar la confusión del alma, uno va cayendo en cuenta del privilegiado lugar; la vista inmejorable del monte que sostiene al Santuario de la Virgen de los Remedios de Cholula, el espectáculo histórico de cómo la religión se somete a sí misma con templos más altos.

Descansar en Hotel Xoxula

Mi gran preocupación de dónde descansar y recibir la noche se solucionó con mi recepción en el Hotel Boutique Xoxula. Su pared color azul, en un juego por mimetizar el tono celeste, me reconfortó de inmediato.

hoteles en San Pedro Cholula

Al entrar te encuentras con un pequeño patio que en su sencillez guarda una atmósfera pacífica, un estado que anhelaba para mi descanso. Su estilo clásico estaba en completo balance con los acabados y decoración, honrando la historia del pueblo pero sin perder su realidad en el presente.

hoteles en Puebla

Las habitaciones son mi lugar favorito. No soy alguien que guste sacrificar un viaje por estar bajo las sábanas, pero sí que agradezco un buen colchón y un espacio para cuidarme en las etapas de cansancio.

Mi pretexto se llama Jazz

Me dirigí sin titubeos al recinto Jazzatlán Jazz Club & Brewpub, donde el escenario sería tomado por expertos musicales. El lugar se encuentra ubicado a escasas cuadras del centro histórico del pueblo, no obstante, se aleja lo suficiente del bullicioso turismo convencional. Es un lugar que debes localizar, que te obliga una mínima búsqueda.

bares en San pedro Cholula

Al entrar al recinto, me descubrí en un espacio íntimo con algunas mesas dirigidas al escenario principal. Al fondo se esconde un laboratorio de cerveza artesanal, donde un alquimista de la malta cocina las bebidas de la casa.

Abordé la carta en busca del catálogo de bebidas, y me sorprendí al encontrar un Big Band de eminencias en la música. De pronto, se encendió la atmósfera con Marcelo Laro Quintet, luciendo en cada nota la máxima que sólo se logra en la libre creación que permite el jazz.

Por un momento dejé todo de lado, mi cámara, mi cerveza. Se suspendió el tiempo y permití por un instante que la música fuera mi vehículo terrenal. Cada canción pronunciaba un discurso muy profundo, uno que en veces te obliga a levantarte sin razón aparente, otras a cerrar los ojos e imaginar una tabla de partituras multicolor e interactivo.

Es posible que para ese momento el Popocatépetl ya estuviese escupiendo sus cenizas sobre el pueblo. Pero igual en ese punto tampoco importó; uno de pronto se inserta en imágenes perfectas sin saberlo. Estaba ella, las cenizas sobre el templo, y el jazz del quinteto esmerado en iluminar una noche de luna en San Pedro Cholula.

 

Dónde dormir:

Hotel Boutique Xoxula

Dirección: Calle 2 Oriente 403

Teléfono:01 222 889 0316

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/03/desert-bike-ride-960x639_c.jpg

5 eventos de Extreme Biking: adrenalina en dos llantas


Todo ciclista amante de la adrenalina se recocija al empujar los límites más allá de lo permitido. Prefieren siempre la dificultad sobre la comodidad. No importa si el clima o la exigencia física los apremia; eso mismo parece ser el combustible que los impulsa. Desde cruzar el desierto hasta carreras contra tiempo en barrancos, el ciclismo extremo es un deporte en auge; un verdadero placer para intrépidos temerarios.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/03/salto-dunas-mexicali-960x698_c.jpg

Baja Sandboard 2016, el deporte de los hombres de arena


Este fin de semana se celebra el Baja Sandboard 2016 en Mexicali, único evento en México dentro del circuito oficial del campeonato mundial del deporte. Esas arenas movedizas del Valle de Mexicali son el escenario de un espectáculo cargado de adrenalina, donde deportistas doman la velocidad y hacen del desierto un teatro de piruetas para conseguir el mayor puntaje posible, y con ello acercarse al anhelado título de campeón mundial.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/02/soldado-chino-960x647_c.jpg

Conoce los aspectos prohibidos en China


No todo a lo que estamos acostumbrados en nuestro país está permitido en otros. Quién no da por sentado –a veces- la libertad de expresión o la planificación familiar; hasta que se vive otra realidad, apreciamos lo que tenemos en casa.

China me abrió los ojos al respecto. Viajé en invierno, era temporada baja y poco turismo occidental podía verse en las tres ciudades visitadas: Shanghai, Tibet y Beijing.

Siendo mi primer viaje a ese país, todo era novedad. Las costumbres, la arquitectura, los sabores, olores, el estilo de vida, pero sin duda, lo más sorpresivo fue experimentar el control estricto que el Estado tiene sobre algunos aspectos de la vida diaria de sus ciudadanos, como el acceso a la información en internet y la política de un hijo por pareja.

En este viaje, utilicé los servicios de guías turísticos distintos en cada ciudad. Hombres y mujeres de diferentes edades y regiones del país asiático que me compartieron sus versiones sobre estos dos temas que sin duda, llaman la atención de cualquier viajero.

Ruixue o Cindy, su versión occidental de nombre, fue quien me guió por Shanghai, la ciudad cosmopolita de China. A sus cortos 28 años, es una guía de turistas lista, enterada del acontecer diario de su país además de la parte histórica que todo guía debe dominar. Vivió un año en Nueva Zelanda, le gusta viajar de mochilazo y su juventud le da un cierto aire de rebeldía.

reglas en China

En mis viajes nunca contrato planes de teléfono en el extranjero, me gusta sentirme un poco desconectada de mi realidad, por lo que a lo más que aspiro es  poderme conectar al internet en los sitios públicos o privados que cuenten con wifi.

Este viaje no fue la excepción, sin embargo desde mi llegada, noté que ninguna red social (Facebook, Youtube o Twitter) funcionaba. Sin dar mayores explicaciones, las conexiones a estos sitios no eran posibles, por lo que al preguntarle al respecto a Ruixue, me comentó que simplemente estaban prohibidas en China, al igual que ciertos contenidos de Google.

“Si buscas algún tema que al gobierno no le agrada, no tendrás ningún resultado en la búsqueda”, me dijo al tiempo que lanzaba una sonrisa de complicidad y me enseñaba su celular. “Pero si bajas esta aplicación, podrás tener acceso” y voilá…

app-china

Ahí estaba la llave que abría la puerta al mundo exterior. Onavo Protect (también conocido como VPN) se llama la aplicación que permite acceder a estas redes sociales occidentales y con ello, a información tal vez no grata para el gobierno chino.

Dado que allá pasé navidad y año nuevo, esta aplicación era mi única manera de comunicarme con los míos en casa. No funcionaba a la perfección, pero me mantuvo comunicada la mayor parte del tiempo. Desconozco si era por la conexión a internet o si era que el “Big Brother” interfería.

La verdad me cuesta creer que el gobierno chino ignore la existencia de este truco, lo que sí es claro es que en un mundo globalizado donde las protestas en contra de los gobiernos se orquestan en muchos casos a través de las redes sociales, internet sin duda representa un gran peligro de seducción de las masas, para sistemas que saben que sus gobiernos no son del todo popular entre sus ciudadanos, o de lo contrario, porqué temen a la información?

Planificación familiar bajo control

La otra restricción bajo la cual vive la mayoría de los chinos, es la política de un hijo por pareja, algo impensable en muchos países occidentales como Noruega o Francia, que incluso ofrecen incentivos económicos para que las parejas tengan hijos porque la pirámide poblacional se está invirtiendo y cada vez son más los viejos que los jóvenes.

reglas en China

Ruixue es producto de esa política pública. “Yo soy hija única y todavía vivo con mis papás, como nuestras familias son pequeñas, nosotros no nos vamos del hogar hasta que nos casamos” me dijo al tiempo que comíamos y bebíamos té.

“Tengo un primo, que cuando nació, fue el segundo hijo de mi tía; ella trató de esconder el embarazo hasta que no pudo más. El gobierno le exigió pagar la multa pero no tenía dinero, así que perdió su trabajo. Lo bueno es que ahora tengo a mi primo” me contaba ante mi asombro.

Y es que China es el país más poblado del planeta, los enormes edificios habitacionales con treinta pisos en promedio y varias torres por complejo, dejan ver la magnitud del problema. Como pasa en todos los países, en las grandes ciudades se concentra la población que llega en busca de oportunidades, pero aquí todo es doble o triple.

Colli, el otro guía turístico que estuvo conmigo en Beijing, tiene 40 años, es padre de una niña de 10 y también es producto de la misma política de planificación familiar.

Wang, su nombre verdadero chino, parecía no sentirse cómodo hablando del tema como Ruixue. “Tener un sólo hijo tiene que ver en qué parte del país vivas y si tienes dinero para pagar la multa” me dijo en voz baja, al tiempo que caminábamos hacia la Ciudad Prohibida.

reglas en China

“Un segundo hijo, me explicó, cuesta como multa alrededor de 20 mil dólares, si no los pagas, este hijo no podrá recibir educación pública; la otra forma de poder tener más de un descendiente, es provenir de unos padres que a su vez sean hijos únicos”

Y es que a simple vista, la gente en las grandes ciudades chinas ya no cabe. Las casas convencionales de uno o dos pisos, con patio o cochera están en extinción. Todo es edificio, desde las calles se observa como los departamentos, sin importar el estilo de construcción, tienen tendederos extensibles fuera de las ventanas, donde cuelgan a secar con el sol, colchas de camas, calzones o calcetines.

La falta de espacios privados, hace que áreas públicas como banquetas o árboles, se conviertan en patios traseros de estos departamentos, para ante la vista de todos, secar la ropa al aire libre; las banquetas son más anchas de lo convencional y motocicletas eléctricas y automóviles se estacionen al igual que en las calles.

Así de poblado está China. Tal vez la bonanza económica que actualmente experimenta este gigante país, el tercero del mundo más grande en territorio, brinde mayor poder a sus ciudadanos y en un futuro cercano puedan pagar el costo de tener segundos hijos o exigir tener acceso a información para formarse una postura propia y no sesgada sobre ciertos temas, no lo sé.

Lo que sí sé es que sólo quedan muy pocos países en el mundo -Cuba, China, Corea del Norte y Venezuela- con políticas públicas tan estrictas hacia su población y aun cuando cada gobierno tiene el derecho de conducirse de acuerdo a sus intereses, el tiempo y la experiencia indican que nada dura para siempre.

Menú