Ordenar
Vista
  • Casa
  • Archivos x categoría
  • (  »   Page 6)

Categoría Viajes

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/taller-siqueiros-oaxaca-960x639_c.jpg

5 secretos mágicos en la ciudad de Oaxaca


Caminar por Oaxaca es una de las experiencias más gratas en el planeta. Contarles sobre la cantidad de experiencias y sensaciones que se viven, comienza obviamente con el placer al gusto por su gastronomía; a la vista por la arquitectura y el arte que florece en cada esquina; la calidad de su música y su capacidad de conmover al oído; al tacto por las texturas de los agaves; y al alma, por la total belleza que lo abarca todo.

Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca 

viajar a oaxaca

El MACO (Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca) es sin duda uno de los baluartes de la capital oaxaqueña. Expone sólo lo más sublime en cuanto a expresión artística. Cada recámara expone el universo de artistas regionales e internacionales que dan rienda suelta para explotar la sensibilidad de los espectadores. Es más, tan sólo la arquitectura del lugar es capaz de robarte el aliente por un segundo; una diminuta y artística muerte para regresar a la vida, al Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca.

Dónde: Calle Macedonio Alcalá #202, Col. Centro

 

Taller Siquieros – insurrección artística

viajar a oaxaca

Este espacio de arte exhibe obras de artistas emergentes, para quienes las reglas son meros jeroglíficos escritos en papel de baño. Su inclinación al “Street Art”  lo convierte  en un espacio reflector de ideas transgresoras y burlonas, que seguramente son incómodas para conservadores y tímidos políticos. Lo grandioso del lugar es ese hedor a libertad que se respira, y la fraternidad que normalmente caracteriza al artista oaxaqueño; estos hombres y mujeres pueden convertirse en tus carnales mientras examinas una obra de arte y brindas con un buen mezcal.

Dónde: Calle Porfirio Díaz #510, Col. Centro

 

Guapinol – la tienda de 45 millones de años

viajar a oaxaca

Guapinol es simultáneamente dos cosas: el árbol que llora gotas de ámbar y la tienda/galería que exhibe excelsa joyería con ámbar. Detrás del mostrador, detrás de la sonrisa que recibe al visitante, está Ana Flores. Ella se enamoró de esa resina fósil de 45 millones de años que conocemos con la bella palabra de ámbar. Expone trabajos de joyería – del autor Marzo Yuk Quetzal – que roban el aliente al mortal. Algunas de sus piezas guardan en perfecto estado a mosquitos e insectos de la era prehistórica. Es sin duda un viaje mágico al pasado que solamente ofrece el único Guapinol de Oaxaca.

Dónde: Abasolo Esq. 5 de Mayo # 103 Col. Centro

 

Studio Xaxique – la vanguardia del vidrio

viajar a oaxaca

Un mini galería/tienda ubicada en una transitada calle de la capital de Oaxaca; el desatento no la logra ver y se pasa de largo; el atento se interna en un mundo que jamás pensó posible. Xaxique es sin duda uno de los pocos santuarios vivos del vidrio soplado en México. El colectivo se ha encargado en utilizar sus neuronas para encontrar la manera de hacer rentable este bello arte, que lamentablemente ha sido afectado por el alza de precios en el gas natural. Al mirar los vasos, los jarrones, garrafones y obras de artes generados en studio Xaxique, puede generar lágrimas de asombro, pero está bien, pues cada gota liberada servirá para inspirar nuevas obras en este fabuloso lugar.

Dónde: Calle 5 de Mayo #412 Int.2, Col. Centro

 

Mercado 20 de Noviembre

viajar a oaxaca

Lo clásico siempre será mágico. No hay nada que pueda ganar más al olfato, el gusto, la vista, el tacto y al espíritu, que visitar el Mercado 20 de Noviembre en Oaxaca. Punto de reunión de todos los ingredientes de cada región del estado, así como los mejores preparados a precio de simple mortal. No te puedes perder el mole negro, la cecina, las tlayudas con quesillo y chapulines, un vaso de chocolate (o en su defecto, un buen mezcal de la región).

Dónde: Calle 20 de noviembre, Col. Centro

No te pierdas Oaxaca; es un lugar digno para visitar, y si te dejas, para vivir toda la vida. Oaxaca cuenta con una vasta oferta de hoteles para todos los bolsillos, y no diré nada más sobre su comida, pues eso es para otra historia.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/VidaNomada_Postaliii-960x742_c.jpg

#VIDANÓMADA, trucos para viajar sin gastar tanto


Camina. Ríe. Prueba un platillo típico en el mercado local. Duerme en las azoteas. Piérdete. Encuéntrate. Estos son algunos de lo trucos que nos comparte el buen Christian Scott, un verdadero pata de perro, chile bolita, andariego, vagabundo, viajero de corazón. Acaba de publicar el documento virtual #VIDANÓMADA, trucos para viajar sin gastar tanto, que espera se difunda y viaje sin piedad por todos los rincones del mundo.

VidaNomada_Parte1

El nacimiento del proyecto sucedió de forma curiosa:

“ Fue a partir de la broma de una amiga. Me preguntó con cizaña, cómo le haces para viajar; seguro eres millonario. Entonces pensé: Cómo le hacemos los no mirreyes para viajar por el mundo. Y así nació todo, con la idea de compartir lo aprendido durante el recorrido.”

Les soy honesto. Nunca pude mantener un estricto control de sus recorridos. Nunca sabía de dónde me escribiría Scott. La crónica desde Turquía. Pedaleando en Montreal. De activista para impulsar mejores formas de movilidad en Guadalajara. Y así, siempre me pareció que sus viajes se volvían cada vez más interesantes. Alejado de las guías y las filas a los típicos monumentos turísticos. Todo mucho más libre.

VidaNomada_Portada2

“Uno aprende durante el viaje. Antes, solamente dormía en hostales. Es lo que conocía. Fue a partir de cada viaje que vas conociendo de otras cosas; te das cuenta de alternativas. ”

Por esto y más, recomiendo leer #VIDANÓMADA: Trucos para Viajar sin Gastar Tanto de Christian Scott y Edgar Seis. Pues te empuja fuera de tu zona de confort para que finalmente realices que, del otro lado, se siente a veces más libre. Que se vale equivocarse, cambiar de planes, regresar al plan, hacer nuevos amigos o caminar en silencio. No existe una única forma de viajar, y estoy seguro que en el fondo, este es el malévolo plan de Christian Scott, recordarnos sobre nuestra individualidad, nuestra maleta de gustos, formas, tiempos. Y que todo eso es válido; que de hecho es la mejor manera.

VidaNomada_PostalII

Por ello justamente recomiendo escuchar las últimas palabras de nuestra entrevista.

Aventuremos ha seguir nuestros sueños. Tratemos de dar un paso más a lo que soñamos.

Si estás interesado en adquirir #VIDANOMADA de Christian Scott y artes de Edgar Seis, entra a este link para obtener más información.

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/jinete-kashgar-1-960x786_c.jpg

Camellos, Yaks y Ovejas en el Bazar de Kashgar – 1ra Parte


Me encuentro en el famoso bazar de ganado de Kashgar, China. Famoso porque en estas mismas tierras desde hace más de 2,000 años, los habitante de esta región llegan a comerciar vacas, camellos, ovejas, burros y yaks. A cada 2 metros que camino, parecen cerrarse tratos entre hombres que conocen su mercancía y otros que muestran un gran interés en adquirirla. Hombres vestidos con gruesos abrigos negros de lana y sombreros vistosos que delatan su procedencia: Uzbekistán, Kirguistán, China y Rusia (de los que pude identificar). Acarician y arrean con orgullo y felicidad a las nuevas adquisiciones que acaban de lograr. Muchos de estos animales terminan encima de la caja de una camioneta acondicionada con comida para el ganado. viajes por china

Prevalece el olor a ganado, entre muchos otros olores nuevos para mí. De los que puedo identificar claramente es el de cabello de ganado mojado, excremento y el de un sustancioso caldo de res. Cierro los ojos y me guío por los sonidos; atrás de mí, escucho un burro rebuznar, frente a mí, un caballo galopando a una distancia peligrosamente cercana, y a mis lados un coro de ovejas que no dejan de balar.

Siento a las ovejas cada vez más cerca de mí, incluso puedo sentir que el aire se caliente un poco por el calor que ellas emiten. Finalmente escucho – !Bosh-bosh! – como si alguien me estuviera gritando al oído. Abro mis ojos y efectivamente tengo a una persona gritándome ¨bosh-bosh¨, que quiere decir abran camino. Quiere que le de oportunidad de pasar con su rebaño.

viajes por china

Fotografía por Annika Wachter

Definitivamente no es un lugar apto para los defensores de animales; todos ellos parecen estar un poco desconcertados. En una camioneta observo cómo un grupo de 4 personas cargan a un burro que se resiste a ser alejado de su antiguo dueño. Es una costumbre de muchos años y les funciona, o al menos eso me confirma Lee.

viajes por china

Fotografía por Annika Wachter

Mi amigo Lee es un chino oriundo de Pekín. Amigable y risueño, habla bastante bien el inglés. A Lee lo conocimos en el hostal de Kashgar, y ese día nos hizo el favor de acompañarnos. Le pedí que me ayudará a entablar una conversación con uno de los comerciantes. Para mi sorpresa me contestó: Ojalá que ellos hablen mandarín, casi todos aquí parecen hablar uigur, que es la lengua común aquí en la provincia de Sinkiang.

Aunque es parte de China, esta provincia en particular comparte mucho más lazos culturales con los países vecinos, entre ellos su lengua. De hecho la religión que prevalece en la provincia de Sinkiang es el Islam, misma razón por la que sospecho que no he visto cerditos a la venta; en el Islam comer cerdo está prohibido y condenado por considerarse alimento no apto para humanos.

viajes por china

Fotografía por Annika Wachter

Lee encuentra a un comerciante de camellos llamado Erkin y me ayuda a traducir mis preguntas.

– ¿Cuanto cuesta un camello?¨, le preguntó.

– Depende del camello que quieras, pero por ejemplo éste de aquí, que se ve bueno te sale alrededor de 1,900 dólares – me contesta.

Pongo una cara irrefutable de sorpresa, de esas caras que pones cuando decides invitar la cena y te llega una cuenta de miedo e inmediatamente te arrepientes de haber hecho tal oferta. Creo que mi reacción fue tan obvia, que mejor me ofreció otras opciones,

– Pero si se te hace caro pues te puedes llevar una vaca por 640 dólares o un yak por 480 dólares o de perdida una oveja por 220 dólares. – dijo el comerciante.

Definitivamente un yak como souvenir sería muy inconveniente, sumado a los trámites de visas para traerlo a México serían una reverenda pesadilla. Lee le comenta a Erkin mi reflexión y suelta una carcajada. Después veo que le dice algo al oído y me voltea a ver.

– Dice Erkin que si no te alcanza para un animal completo, quizá tu mejor opción es que lo compres en pedazos. Quizá no los puedas montar, pero saben ricos, sobre todo la res con fideos hechos a mano. – me dice Lee.

Eso, eso era el olor que percibí al entrar.

– Pues vamos para allá Lee, dejemos a estos buenos hombres hacer negocio y dirijamos nuestras pisadas al área de comida.” – lo apuro con un crujido de panza que interpreto como hambre.

Primera parte de la crónica de Roberto Gallegos

Menú