Ordenar
Vista
  • Casa
  • Archivos x categoría
  • (  »   Page 7)

Categoría Viajes

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/jinete-kashgar-1-960x786_c.jpg

Camellos, Yaks y Ovejas en el Bazar de Kashgar – 1ra Parte


Me encuentro en el famoso bazar de ganado de Kashgar, China. Famoso porque en estas mismas tierras desde hace más de 2,000 años, los habitante de esta región llegan a comerciar vacas, camellos, ovejas, burros y yaks. A cada 2 metros que camino, parecen cerrarse tratos entre hombres que conocen su mercancía y otros que muestran un gran interés en adquirirla. Hombres vestidos con gruesos abrigos negros de lana y sombreros vistosos que delatan su procedencia: Uzbekistán, Kirguistán, China y Rusia (de los que pude identificar). Acarician y arrean con orgullo y felicidad a las nuevas adquisiciones que acaban de lograr. Muchos de estos animales terminan encima de la caja de una camioneta acondicionada con comida para el ganado. viajes por china

Prevalece el olor a ganado, entre muchos otros olores nuevos para mí. De los que puedo identificar claramente es el de cabello de ganado mojado, excremento y el de un sustancioso caldo de res. Cierro los ojos y me guío por los sonidos; atrás de mí, escucho un burro rebuznar, frente a mí, un caballo galopando a una distancia peligrosamente cercana, y a mis lados un coro de ovejas que no dejan de balar.

Siento a las ovejas cada vez más cerca de mí, incluso puedo sentir que el aire se caliente un poco por el calor que ellas emiten. Finalmente escucho – !Bosh-bosh! – como si alguien me estuviera gritando al oído. Abro mis ojos y efectivamente tengo a una persona gritándome ¨bosh-bosh¨, que quiere decir abran camino. Quiere que le de oportunidad de pasar con su rebaño.

viajes por china

Fotografía por Annika Wachter

Definitivamente no es un lugar apto para los defensores de animales; todos ellos parecen estar un poco desconcertados. En una camioneta observo cómo un grupo de 4 personas cargan a un burro que se resiste a ser alejado de su antiguo dueño. Es una costumbre de muchos años y les funciona, o al menos eso me confirma Lee.

viajes por china

Fotografía por Annika Wachter

Mi amigo Lee es un chino oriundo de Pekín. Amigable y risueño, habla bastante bien el inglés. A Lee lo conocimos en el hostal de Kashgar, y ese día nos hizo el favor de acompañarnos. Le pedí que me ayudará a entablar una conversación con uno de los comerciantes. Para mi sorpresa me contestó: Ojalá que ellos hablen mandarín, casi todos aquí parecen hablar uigur, que es la lengua común aquí en la provincia de Sinkiang.

Aunque es parte de China, esta provincia en particular comparte mucho más lazos culturales con los países vecinos, entre ellos su lengua. De hecho la religión que prevalece en la provincia de Sinkiang es el Islam, misma razón por la que sospecho que no he visto cerditos a la venta; en el Islam comer cerdo está prohibido y condenado por considerarse alimento no apto para humanos.

viajes por china

Fotografía por Annika Wachter

Lee encuentra a un comerciante de camellos llamado Erkin y me ayuda a traducir mis preguntas.

– ¿Cuanto cuesta un camello?¨, le preguntó.

– Depende del camello que quieras, pero por ejemplo éste de aquí, que se ve bueno te sale alrededor de 1,900 dólares – me contesta.

Pongo una cara irrefutable de sorpresa, de esas caras que pones cuando decides invitar la cena y te llega una cuenta de miedo e inmediatamente te arrepientes de haber hecho tal oferta. Creo que mi reacción fue tan obvia, que mejor me ofreció otras opciones,

– Pero si se te hace caro pues te puedes llevar una vaca por 640 dólares o un yak por 480 dólares o de perdida una oveja por 220 dólares. – dijo el comerciante.

Definitivamente un yak como souvenir sería muy inconveniente, sumado a los trámites de visas para traerlo a México serían una reverenda pesadilla. Lee le comenta a Erkin mi reflexión y suelta una carcajada. Después veo que le dice algo al oído y me voltea a ver.

– Dice Erkin que si no te alcanza para un animal completo, quizá tu mejor opción es que lo compres en pedazos. Quizá no los puedas montar, pero saben ricos, sobre todo la res con fideos hechos a mano. – me dice Lee.

Eso, eso era el olor que percibí al entrar.

– Pues vamos para allá Lee, dejemos a estos buenos hombres hacer negocio y dirijamos nuestras pisadas al área de comida.” – lo apuro con un crujido de panza que interpreto como hambre.

Primera parte de la crónica de Roberto Gallegos

http://losviajados.com/wp-content/uploads/2016/01/mezcal-torres-mochas-960x639_c.jpg

Ruta Mezcalera en San Felipe Torres Mochas


Existe un rincón en el altiplano mexicano donde crece el agave a diestra. Su municipio se conoce formalmente como San Felipe, pero de cariño le decimos San Felipe Torres Mochas. Ahí, el menú diverge entre rata de campo en adobo, salsa de xoconostle, fruto de garambullo, mermelada de borrachita (flor de la biznaga) y unos buenos tragos de mezcal.

Menú