• Casa
  • Gula
  • Oktoberfest: tradición bávara para cerveceros mundiales
http://losviajados.com/wp-content/uploads/2017/06/oktoberfest02_TerritorioInformativo-960x600_c.jpg

Oktoberfest: tradición bávara para cerveceros mundiales


Por bendición del amor entre el príncipe Luis de Baviera y la princesa Teresa de Sachsen-Hidburghausen nació la fiesta del Oktoberfest o Volkfest, la festividad más grande del mundo cervecero en terrenos bávaros de Münich. Por más de 202 años los paladares del mundo celebran los brebajes de malta y lúpulo.

Se respira el ánimo colectivo. Un hedor a sed multitudinaria. En pocos momentos iniciará el Oktoberfest, la festividad en honor a la cerveza más grande del mundo. Como fiel amante del brebaje máltico y del lúpulo, no podía fallar al evento; me sentía verdaderamente como un niño a punto de entrar a la juguetería más grande del globo.

 

Justo en el terreno donde se llevó a cabo una carrera de caballos en honor al matrimonio real, una pradera que lleva por nombre Theresien-Wiese (La Pradera de Teresa) es hoy el sitio donde año con año se celebra el Oktoberfest.

 

Curiosamente el Volkfest no inicia en octubre, sino el 15 de septiembre de cada año. Con el grito “O´zapft is” (ya está abierto) el alcalde de la ciudad destapa a martillazos un barril de cerveza, se disparan una docena de salvas de cañón al aire justo desde la escalinata en la estatua de Baviera y con ello da inicio oficial a las celebraciones málticas más importantes de Alemania.

Espuma hasta el tope en enormes tarros que bellas bávaras reparten entre mesas. Las risas se propagan con tal facilidad, que considera las esporas de la levadura son las causantes de tales expresiones. Mi amor por la cerveza la comparto entre choques de tarros para abrir al encuentro con locales y extranjeros.

Oktoberfest es un festival 100% alemán. Incluso se circunscribe a una zona geográfica específica. Todas las cervezas servidas en los patios del evento son oriundas de la zona de Münich. Existen seis marcas principales para deleite de todos los visitantes: Augustiner, Löwenbräu, Hacker-Pschorr, Spaten, Paulaner y Hofbräuhaus. Se calcula que entre las seis cerveceras logran distribuir a los sedientes un total de 7 millones de litros de cerveza durante la festividad. Para cuestiones de producción, la venta durante el Oktoberfest les representa casi el 30% de su producción anual. Por ello el evento no solamente se yergue como símbolo nacional, atractivo turístico, sino también un catalizador para empresas cerveceras alemanas.

La espera por los inminentes golpes que abrirán los barriles de cerveza llena de ansiedad a locales y visitantes. La ciudad se vuelca en su totalidad al festejo. No hay civil, empresario, godinez teutón o policía que no sepa lo que implica tanta cerveza en tan poco tiempo. Desde 1887, la reunión y desfile de los Wienswirte (cerveceros) es el símbolo innegable de una larga tradición. En suntuosos carruajes y acompañados por bandas de música típicas bávaras, recorriendo desde el centro de la ciudad hasta el Theresienwiese, se incluye el alcalde, un personaje que representa al Münchner, los cerveceros y los principales invitados de la fiesta: los barriles de cerveza.

Seguido al destape y primera bebida, inicia el desfile de trajes tradicionales; elemento clásico del Oktoberfest. La guía es llevada por el Münchner Kindle, seguido inmediatamente por las autoridades gubernamentales y justo detrás los Trachtenvereine (grupos de trajes típicos de la región). Al desfile acompañan los Schützenvereine (sociedades de tiro), bandas de música alemana, abanderados y los famosos carruajes del Volkfest.

Viko Lukániko

Viko es norteño. Ama la cerveza altamente lupulosa y la vida al máximo. En la mañana gusta de bailar hasta saciarse, siempre acompañado de una buena taza de café.

Otros artículos del autor

Menú